Defensa pagará 58,5 millones en 2023 a los militares que han salido del Ejército por cumplir 45 años: 704 euros al mes

Se trata de una asignación compatible con un sueldo privado que ha sido actualizada un 3,5%, como los sueldos de los funcionarios

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) –

El Ministerio de Defensa ha presupuestado para el próximo año un total de 58,5 millones para la financiación de la asignación mensual que reciben los militares que deben abandonar las Fuerzas Armadas al cumplir los 45 años.

Se trata de una paga mensual de 704 euros para los militares de tropa y marinería, la mayoría, y de 1.339 euros para los de complemento. Todos ellos han tenido que abandonar la milicia al finalizar a los 45 años el compromiso de larga duración firmado con el Ejército.

Según reveló la subsecretaria de Defensa, Adoración Mateos, en una comparecencia en el Congreso, este desembolso supondrá un total de 58,5 millones el próximo año tras la actualización del 3,5 por ciento efectuada a la asignación, la misma cantidad que la aprobada para los trabajadores públicos.

Más de 4.500 militares que han tenido que abandonar ya las Fuerzas Armadas desde que en el año 2006 se aprobara la ley que marca los 45 años como edad límite para la continuidad de los efectivos de tropa y marinería. A su entrada en las Fuerzas Armadas, los soldados firman un compromiso inicial de seis años como máximo del que después, si lo desean, pasan al llamado Compromiso de Larga Duración por el que sellan su permanencia hasta los 45 años.

El mismo día que cumplen esa edad adquieren la condición de Reservistas de Especial Disponibilidad (RED), por la que cobran una compatible con un sueldo proveniente del sector privado pero se encuentran dispuestos a incorporarse a las Fuerzas Armadas cuando lo autorice el Consejo de Ministros con carácter excepcional.

Los afectados y las asociaciones profesionales de las Fuerzas Armadas denuncian que solo se está cumpliendo una parte de la ley, las salidas a los 45 años, pero no el resto de la legislación que establece que deben dejar las Fuerzas Armadas con una formación convalidada en el mundo civil, que se les facilite la reincorporación al mercado laboral o convenios con otras administraciones.

Frente a esto, el Ministerio asegura que realiza un esfuerzo para ampliar el número de plazas que se ofertan para el pase a la permanencia, para que los RED ocupen puestos de carácter civil en el Ministerio de Defensa o tengan plazas reservadas en las oposiciones a otros cuerpos de seguridad del Estado o administraciones públicas. Además, el Ministerio ha firmado diversos convenios con la CEOE o la FEMP para ampliar el abanico de oportunidades.

En concreto, la subsecretaria de Defensa adelantó que existe una reserva de plazas en torno al 75 por ciento en los procesos de acceso a personal funcionario de cuerpos propios del Ministerio y de personal laboral; y reivindicó que se ofrece a todos los militares de tropa «la oportunidad» de adquirir una formación académica y profesional continua para obtener una titulación oficial homologada.

DEFENSA: «HAY UN AMPLIO ABANICO DE POSIBILIDADES»

Además, Mateos aseguró que tienen reservadas un 90 por ciento de las plazas que se ofrecen para la promoción a las escalas de oficiales y suboficiales. Y además está en marcha una modificación legislativa que modifique los límites de edad para acceder a ellas.

A ello se suman un total de 22 convenios firmados con distintas administraciones públicas (el último recientemente con el Ayuntamiento de Madrid para la reserva de plazas en la Policía local) y otros 34 en el ámbito privado.

«Creo que hay un amplio abanico de posibilidades, así como el importante esfuerzo que se realiza por parte del Ministerio de Defensa en ofertar un conjunto de medidas a nuestros militares para formarles durante su permanencia en las Fuerzas Armadas y facilitar su empleabilidad en el futuro», reivindicó la subsecretaria.